Grupo Fluxus de Puerto Rico: Una Guerrilla Musical

 Vol. 3, núm. 1, 2014

Por: Rodolfo A. Córdova Lebrón

Finalizando la década del 1960, los conflictos desatados por la Guerra Fría alcanzaban su punto culminante. La Crisis de los misiles cubanos y los cambios recientes en la guerra de Vietnam elevaban las tensiones mundiales a un apogeo. Durante el conflicto internacional, las vanguardias proliferaban como símbolos de la libertad capitalista ante la rigidez del realismo social en el bloque soviético. Al mismo tiempo, funcionaban como baluartes de las revoluciones de izquierda en América Latina. En Puerto Rico, las esperanzas de una insurrección independentista habían sido mitigadas y los partidos de derecha aseguraban su hegemonía. Tanto la derecha como la resistencia de izquierda centraban su retórica en el nacionalismo y la nostalgia por el pasado histórico, desembocando en actitudes similares por parte de la clase artística. Para entonces, el Festival Casals, bajo la dirección de Pablo Casals, cumplía poco más de diez años de fundado y se cementaba como la autoridad musical del país, definiendo los gustos musicales correctos. Es en este fuego cruzado de la inestabilidad política internacional y el ambiente musical conservador de Puerto Rico donde origina, desarrolla y concluye el Grupo Fluxus. En sus años de actividad (1968-1973), el Grupo Fluxus de Puerto Rico trajo una serie de propuestas estéticas y educativas, eventos musicales, y maneras de abordar la creación musical sin antecedentes. Es mi meta con este escrito evaluar los eventos y propuestas establecidas por el Grupo Fluxus y contrarrestar la invisibilidad en la que permanece actualmente este esfuerzo como manifestación de vanguardia en Puerto Rico.


 
DescargarLeer en línea