Puerto Rico justo después del huracán María: El uso de la música en el manejo del desastre

Vol. 7, núm. 1, 2019

Por: Marta Hernández Candelas

Después de que una comunidad experimenta un desastre, los ciudadanos usualmente se reúnen para atender sus necesidades básicas tales como comida y refugio. Sin embargo, otros recursos son igualmente importantes en el proceso de recuperación. El esparcimiento y la oportunidad de expresar emociones de manera creativa son solo algunos ejemplos de herramientas emocionales fundamentales que también deben estar presente y en múltiples ocasiones pasan por desapercibido. En el caso del Huracán María, varias organizaciones gubernamentales y sin fines de lucro desarrollaron proyectos para atender las necesidades emocionales de diversas comunidades. Dos ejemplos de estos son la Corporación de Las Artes Musicales con su Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y la Fundación Música y País. La primera llevó a cabo una serie de conciertos gratuitos en más de veinte pueblos con el propósito de motivar el proceso de reconstrucción de la isla. Asimismo, la Fundación Música y País desarrolló un proyecto de musicoterapia para apoyar el manejo de desastre en albergues de menores bajo la custodia del Departamento de la Familia de Puerto Rico. Otras organizaciones y grupos comunitarios también llevaron brigadas musicales a diferentes hogares. En este artículo se revisan varios esfuerzos realizados para utilizar la música en el manejo del desastre.

Pulse el botón de descargar para grabar el documento en su computadora o pulse el botón de leer en línea para ver la revista en formato web (Issuu).

DescargarLeer en línea